Cuando una persona tiene una empresa, tiene muy en claro que debe contratar personas es decir, capital humano que le permita al personal aportar con su trabajo al crecimiento de la empresa, el mismo incluye realizar un trabajo especializado en algunas áreas de desarrollo, y para que usted como empresario, se dedique a lo que más le gusta dentro de su propia empresa.

No todo el que busca tener o tiene una empresa, es contador, o administrador, o tiene una gran capacidad de gestión; es por esta razón, que toda empresa tiene administradores, gerentes generales, contadores, abogados, trabajadores de planta entre otros, que con su trabajo personalizado lo ayudan a conseguir sus metas.

Sin embargo, en su búsqueda de contar con profesionales de alta calidad, puede ser víctima de personas inescrupulosas, cuya finalidad sea únicamente su beneficio personal; es inevitable ser víctimas de éstas personas, pues no todos somos contadores o administradores; la labor realizada desde el trabajador de planta hasta el gerente general, puede ser observada claramente en una herramienta empresarial llamada “Balance General”, que muchos casos no se solicita al contador y en otros no saben analizar sus datos porque piensan que es el resultado de operaciones y fórmulas matemáticas sacadas del intelecto especializado de un profesional.

Sin duda, este balance general, es redactado por un profesional, que es el contador de la empresa, sin embargo, su revisión conjuntamente con otros documentos, permite saber con certeza, cuál es la situación económica de la empresa, desde deudas a favor de terceros, remuneraciones y beneficios por pagar, préstamos solicitados al banco, deudas por cobrar, utilidades, impuesto a la renta, reservas legales, entre otros puntos.

 

Otra consecuencia de la revisión del balance general, es saber cómo manejan la empresa, las personas que usted ha confiado sus intereses; éste documento no queda simplemente en los archivos de la empresa, pues cuando la Sunat empieza a supervisar los movimientos de la empresa, el balance general que solicita la administración tributaria mediante la Declaración Anual del Impuesto a la Renta, es uno de los documentos principales que será el indicador que permite conocer la realidad de la empresa y su manejo, a partir de esto, la empresa puede ser susceptible de multas, embargos, procedimientos sancionadores, procesos judiciales para los socios, para el propio gerente general, entre otros actos.

Es de vital importancia, que tome conciencia de que su empresa, tal vez no esté marchando como usted quiere, el hecho de recibir el dinero mensual que se ha propuesto, no quiere decir que su empresa está progresando. Hacer una revisión profunda de este documento, le permitirá prever el futuro, pues sabrá que problemas tributarios, penales y laborales, puede tener, aunque no lo crea, la revisión del balance general, también le permite conocer cómo se maneja las remuneraciones de los trabajadores, lo cual está directamente vinculado con la Sunafil.

Nuestro Estudio Jurídico IL ABOGADOS & ASOCIADOS, cuenta con un grupo de profesionales altamente especializados en el manejo de empresas, un informe detallado de este documento, le brindará una visión clara y certera a nivel tributario, laboral y penal, para que conozca las consecuencias de un manejo irregular de su empresa. La continuidad y prosperidad de su empresa está al alcance únicamente de sus manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *