Recientemente atendimos a un empresario quien estaba siendo fiscalizado por la SUNAFIL como consecuencia de una denuncia de un trabajador. Ingrata fue la sorpresa cuando constató que la trabajadora que lo había denunciado era su esposa a quien había colocado en planilla para justificar gastos de su representada. Es decir, dicha persona no tenía ningún vínculo laboral con la empresa y fue colocada para otros fines diferentes a los de un trabajo.

Es cierto que en nuestro país existe una gran cantidad de empresas familiares por lo cual no es extraño encontrar que dentro de su estructura organizativa existan padres, hijos e incluso nietos laborando no siendo ningún problema en la medida que se cumpla con lo dispuesto por nuestro ordenamiento jurídico.

El problema se inicia cuando se busca simular actos jurídicos que son contrario a derecho como es el caso de la simulación sea esta para “ayudar” a una persona (familiar o amigo) o pretender justificar un gasto.

Cuando un empleador coloca a una persona en planilla de forma simulada las consecuencias legales y económicas que asumirá la empresa son perjudiciales por las siguientes razones:

  1. Al inscribir a una persona en planilla de forma simulada (como es el caso del hijo mayor de dieciocho años o la esposa) al ser detectada por la SUNAT incurre en infracción según lo establecido en el artículo 178 del Código Tributario.
  2. Es importante señalar que, según lo establecido en la Norma II del Título Preliminar del Código Tributario, las aportaciones de ESSALUD y ONP se rigen por las normas de este código por lo cual deberá realizarse el reparo respectivo desde la fecha en que se detectó la infracción con la consiguiente modificación de su Declaración Anual del Impuesto a la Renta de todos los ejercicios contables que se encuentren involucrados.
  3. De otro lado, ESSALUD iniciará el procedimiento administrativo para cobrar todas las atenciones que dicho “trabajador” ha recibido durante el periodo en la cual estuvo registrado aumentando a dicho monto económico el monto de la multa y los intereses respectivos en aplicación de la Ley N° 26790.

 

Como se puede observar el costo económico es muy oneroso para una empresa cuando se incumple lo dispuesto por norma expresa.

Los empleadores deben tomar conciencia que todo acto irregular, tarde o temprano, tendrá consecuencias negativas que afectarán los estados resultados de la empresa.

 

En IL-Abogados & Asociados nos preocupamos por brindar una adecuada asesoría empresarial en materia preventiva para evitar contingencias con la SUNAT o la SUNAFIL que podrían generar multas exorbitantes afectando la rentabilidad de su empresa.

 

Fernando Zegarra

Abogado de Empresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *