Hoy en día en nuestro país las empresas realizan innumerables relaciones contractuales (con clientes, proveedores y trabajadores), todas ellas evidencian una serie de relaciones jurídicas con alta carga de contenido económico.

Las empresas conocidas como micro o pequeña empresa(inscritas ante la autoridad administrativa de trabajo dentro de REMYPE) buscan tener relaciones comerciales con grandes  empresas como las cadenas de Tiendas, para que sean sus clientes de los productos o servicios que ellas ofertan y así poder incrementar sus niveles de facturación y obtener una venta segura.

Sin embargo, cuando se establecen vínculos comerciales, las empresas inscritas en REMYPE no cuentan, muchas veces, con una adecuada asesoría legal para la celebración de un contrato comercial limitándose a suscribir un acuerdo comercial donde todas las obligaciones y penalidades recaen en la parte más débil y todos los beneficios y derechos son para el más fuerte, pues cuentan con uno o varios Abogados (interno y externos) que los asesoran y los blindan en una relación comercial ante el incumplimiento de obligaciones.

El dilema comienza cuando en un día cualquier la gran empresa, sin expresión de causa alguna y sin mayor comunicación que la informal, de pronto le dice que ya no realizara transacciones comerciales con la empresa inscrita en REMYPE. Ahí comienza el vía crucis de la empresa que proveía de sus productos o servicios, ya que por haber iniciado una relación comercial casi informal y sin la debida negociación (acuerdo consensual de ambas partes) enfrentan problemas de liquides.

Solo cuando la empresa que está inscrita en REMYPE busca asesoría legal, se lleva la sorpresa que lo que  firmó como empresa proveedora es un simple documento llamado “Compromiso de Compra”, sin ningún respaldo legal para su  empresa.

Estas grandes empresas, aprovecharon su posición económica para someter a las empresas proveedoras que no se asesoraron preventivamente en el tema legal para firmar este tipo de documento y  darle la formalidad necesaria para que usted como empresario se sienta respaldado ante cualquier circunstancia irregular que se presente en la relación comercial.

Hace unos días, una empresa se comunicó con nosotros, y  nos comentó que había tenido una relación comercial de más de 7 años con una de estas grandes empresas, y  un día, sin mayor explicación, se perdió toda comunicación comercial; cuando se le preguntó si tenían algún contrato firmado, nos mostraron un documento el cual tenía como encabezado “Compromiso de Compra”, cuando empezamos a leer dicho documento, pudimos corroborar que nuestro cliente estaba desprotegido legalmente y que no podía exigir nada, debido a que dicho documento no lo respaldaba legalmente.

Contar con un contrato comercial que cumple con todas las formalidades legales de protección es de suma importancia, debido a que así aseguras tu rentabilidad como empresa.

Por estas razones, nosotros como IL-Abogados & Asociados recomendamos a los empresarios a buscar asesoría legal preventiva antes de firmar cualquier contrato o documento comercial, debido a que esté será el único instrumento legal de defensa frente a cualquier circunstancia que los pueda perjudicar económicamente.

Danny Bautista

Abog. de Empresas

Fernando Zegarra

Abog. de Empresas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *