IL- Abogados, en esta oportunidad, te informa brevemente, acerca de la tercerización. Regulada mediante Ley N° 29245 y reglamentada por D.S N°006-2008-TR; esta figura debe ser entendida como la entrega integral de uno o más procesos productivos a una empresa denominada empresa tercerizadora,  la cual podrá proveer tanto obras como servicios a la empresa principal; por ello no debemos entender a ésta como una mera provisión de personal.

Para que se pueda dar un supuesto de tercerización, debemos tener en cuenta, que sólo se podrá tercerizar la actividad principal de la empresa, ésta entendida como la actividad consustancial del giro del negocio, aunado a que las empresas tercerizadoras, tendrán que estar inscritas ante el Registro Nacional de Empresas Tercerizadoras a cargo de la Autoridad Administrativa de Trabajo (AAT).

La normatividad ha establecido como elementos característicos de la empresa tercerizadora lo siguiente: deberá contar con una pluralidad de clientes, es decir no basta con que preste servicios a una sola empresa principal ello con la finalidad de demostrar que existe autonomía empresarial respecto de la empresa principal, a su vez deberá contar con equipamiento propio, es decir las herramientas o equipos empleados para proveer la obra o servicio tendrán que ser de propiedad de la empresa tercerizadora o mínimamente sean de su administración.

Otro factor importante a tomar en cuenta es que debe existir un desplazamiento de personal, es decir, el traslado del trabajador o trabajadores de la empresa tercerizadora al centro de trabajo u operaciones de la empresa; este desplazamiento deberá ser continuo y para que ello ocurra dicho desplazamiento debe darse cuando menos durante más de un tercio de los días laborables del plazo pactado en el contrato de tercerización, y que el trabajo efectivo exceda de 420 horas o 52 días en un semestre.

Por ello, si tiene pensado celebrar un contrato de tercerización laboral, recomendamos que planifique y efectúe una separación física y funcional de los trabajadores de su planilla respecto del personal de la empresa tercerizadora, ello a fin de evitar que exista una confusión por parte del personal de la tercerizadora, pues podrían suponer la existencia de subordinación.

Tengamos presente que, de desnaturalizarse el contrato de tercerización, se darán mínimamente dos consecuencias, en primer lugar, los trabajadores desplazados de la empresa tercerizadora tendrán una relación laboral con la empresa principal; y, se cancelará el registro de la empresa tercerizadora.  Asimismo existirá responsabilidad solidaria y ésta alcanzará al empresario principal, contratista y sub contratista, sin embargo sólo respecto de derechos y beneficios sociales de origen legal y del personal que se mantuvo en desplazamiento hacia el centro de labores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *