Es común que ante el crecimiento de una empresa, los socios sientan la necesidad de aumentar el capital, esta situación se resuelve con lo que se conoce como el Aumento de capital, regulado en el artículo 202 y siguientes de la Ley General de Sociedades N° 26887.

 

Este procedimiento puede realizarse realizando:

  1. Nuevos aportes, es decir, que los accionistas depositen a favor de la empresa, más dinero o bienes no dinerarios a favor de la empresa, o que lo haga un tercero.

 

  1. Capitalización de créditos contra la sociedad, incluyendo de la conversión de obligaciones en acciones, y ¿Qué significa esto?, Pensemos que la empresa tiene una deuda con un tercero y no puede pagarla, entonces le proponen a este tercero, que esa deuda se convierta en acciones, lo que generaría dos consecuencias, primero, el tercero se convertiría en accionista de la empresa, y segundo la empresa ya no tendría ninguna deuda que pagar, pues ése crédito pendiente pasaría a formar parte del capital social.

 

  1. El tercer procedimiento, es la capitalización de utilidades, reservas, beneficios, primas de capital, excedentes de revaluación, la pregunta que nos haríamos es ¿Cómo se hace esto? A diferencia del ejemplo anterior, aquí la empresa nos es deudora ante nadie, sino que como consecuencia de la buena rentabilidad de que generó la actividad empresarial en un determinado periodo, tiene dinero sobrante, a esto se le conoce como utilidades, reservas, beneficios, primas de capital o excedentes de revaluación, que si bien es cierto puede ser repartida entre los miembros de la empresa; un mejor uso sería que sea destinado a formar parte del capital social.

 

Estos mecanismos que brinda la legislación a los empresarios, para poder perfeccionar y mejorar su desarrollo empresarial, muchas veces son desconocidos y la persona más arriesgada llevado por la urgencia del caso y también por desconocimiento de la norma, podría cometer el gravísimo error de realizar aportes sin el más mínimo control, creándose graves consecuencias que podrían surgir en el futuro como responsabilidades solidarias de los socios, pérdidas de dinero, sanciones tributarias, entre otras.

 

Justamente nuestro Estudio Jurídico IL ABOGADOS & ASOCIADOS, en nuestra política de prevención legal, nos encargamos de brindar nuestros conocimientos y experiencias, para realizar paso a paso estos procedimientos, para que usted pueda realizar los aportes que desee de la manera más tranquila y segura posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *