El sueño de algunos empresarios es tener dentro de su empresa trabajadores por los que no tenga la obligación de pagar beneficios sociales, compensación por tiempo de servicios, horas extras, gratificaciones entre otros cometiendo el gran error de pensar que la solución a su búsqueda de lo barato es contratar al personal mediante un Contrato de Locación de Servicios incrementando transitoriamente su rentabilidad.

 

Es comprensible, que la mayoría de empresarios busquen tener mayores ganancias teniendo personal sin tener que asumir obligaciones económicas que impone la legislación laboral vigente y que una solución para esto sea contratar al trabajador mediante un contrato de naturaleza civil denominado LOCACIÓN DE SERVICIOS, sin embargo, en la realidad, los empresarios no tienen pleno conocimiento de las consecuencias económicas por el incumplimiento de las disposiciones socio laborales en la contratación de personal mediante un contrato de trabajo.

 

En la legislación laboral, existe el principio de la primacía de la realidad, que básicamente consiste en regular los derechos de los trabajadores de acuerdo a la realidad en la que se encuentran vinculados a una empresa. En  el caso de un locador de servicios, se suele desnaturalizar este contrato civil, cuando el empleador empieza a dar órdenes al locador, como someterse a un horario de trabajo, registrar su ingreso y salida, también cuando lo sanciona cuando llega tarde o cuando no asiste al centro laboral, inclusive le da indicaciones de cómo debe ser su trabajo, es decir le da lineamientos a seguir, entre otra acciones ejerciendo su poder de dirección y sometiéndolo a una subordinación mediante una remuneración mensual.

 

Todas estas acciones hacen que el contrato de locación de servicios se desnaturalice, pues en este caso, el locador de servicio, no es un trabajador de la empresa, como si lo sería si hubiese celebrado un contrato laboral, tampoco está sometido a órdenes del empleador, pues en la locación de servicios se contrata al locador para que realice un trabajo específico, el cual tampoco estará sometido a horarios.

 

Este problema que parte de un desconocimiento o confusión de la norma en algunos empresarios, puede llevar a la empresa a cumplir justamente lo que quería evitar, que era tener un trabajador formalizado según la legislación laboral, al cual deberán de reconocerle todos sus derechos laborales desde que empezó la desnaturalización del contrato (fecha de inicio de actividades o la que consigne el inspector de trabajo en una fiscalización laboral), incluso se puede convertir en trabajador a plazo indeterminado. Además de esto, estará sujeto a multas impuestas por la SUNAFIL o el Ministerio de Trabajo que pueden llegar a sumas económicas que podrían debilitar a la empresa e incluso al pago de indemnizaciones ordenadas por el Poder Judicial.

 

Si usted tiene una empresa, y tiene personal con Recibos Electrónicos que se declaran ante la SUNAT, se le aconseja que empiece a tomar sus precauciones, ya que las consecuencias legales, podrían afectar gravemente la situación económica y financiera de la empresa.

 

El Estudio Jurídico IL ABOGADOS & Asociados, cuenta con profesionales especializados en temas laborales y con servicios para diversas contingencias laborales desde el estudio de la situación laboral de cada trabajador, el comportamiento de sus trabajadores ante una posible inspección de trabajo, hasta patrocinios legales, ante la SUNAFIL y Procesos judiciales. Como estudio legal, ofrecemos nuestra experiencia especializada para evitarle innecesarias contingencias que como ya se señaló,  podrían perjudicar gravemente a su representada.

 

Abog. de Empresas Glenn Zevallos

Abog. de Empresas Fernando Zegarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *