Las inspecciones de Trabajo hoy en día constituyen una función de índole pública fundamental para la protección de derechos laborales. No obstante, el desconocimiento de muchos empleadores,  puede jugar un papel en contra y ello puede traer como consecuencia que empeoremos la situación, obstruyendo la función inspectiva. Y es que cuando llega una visita inspectiva inopinada o programada a nuestro centro de labores, muchos de los empleadores, entran en pánico y eventualmente no saben cómo proceder frente a la presencia de este servidor público. IL- Abogados, en esta oportunidad, te informa brevemente, qué hacer frente a las fiscalizaciones laborales.

En primer lugar, por tu seguridad y la de tus colaboradores, solicita que el inspector de trabajo se identifique, ya que se ha establecido como una obligación por parte de los inspectores y un derecho del inspeccionado, (ello en aplicación del artículo 15° literal “b” del D.S Nº 021-2007-TR). Debemos precisar que, una vez acreditado el inspector, no se le puede negar el ingreso, y éste podrá ingresar a cualquier hora del día o de la noche, en todo centro de trabajo, establecimiento o lugar sujeto a inspección; en el caso que el centro laboral coincida con el domicilio personal del sujeto inspeccionado, el inspector para ingresar, necesariamente debe contar con expreso consentimiento, caso contrario deberá tener una autorización judicial. Por ello en caso de tener la presencia de agentes de seguridad o personal que se encargue de verificar el ingreso de personas ajenas a la empresa, deberán ser instruidos para evitar que se les niegue el ingreso de los inspectores, de igual forma se debe prestar toda la colaboración posible, es decir, teniendo como premisa que, el inspector dentro de sus actuaciones inspectivas puede ingresar al centro de labores acompañado de quien éste considere necesario, obtener el apoyo de la PNP, realizar interrogatorios, y cualquier diligencia de investigación, siempre que no sea incompatible con ciertas limitaciones establecidas por ley.

Entonces, ¿Por qué incidimos en permitir el ingreso y brindar facilidades a los inspectores de trabajo?, porque ello es considerado una obstrucción a la labor inspectiva, y consecuentemente generarse una propuesta de multa (de calificación grave y muy grave) contra el empleador no colaborador, resultando INSUBSANABLE, ello en atención a que si el empleador subsana su infracción, en la etapa correspondiente, se dará por concluido el procedimiento sancionador; en caso contrario, continuará la actividad inspectiva. Ello aunado a que la ley excluye los actos de obstrucción de determinados beneficios, relacionados a la reducción de multas, de conformidad con la única disposición complementaria transitoria de la Ley N° 30222.

En tal sentido, te recomendamos cumplas con todas tus obligaciones como empleador para con tus colaboradores, evitando así incurrir en infracciones socio – laborales, e infracciones en la obstrucción de la labor inspectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *