Desde pequeños, siempre nos enseñaron que uno, nace, crece, se reproduce y se extingue; sin embargo, los quehaceres de la vida no sólo implican el crecer, y poblar la tierra, sino que también implica reconocer las responsabilidades que uno como adulto tiene, y entre ellas tenemos al trabajo.

Bien, como ya sabemos el trabajo constituye un derecho reconocido y garantizado a nivel mundial, por lo que nuestro país no es la excepción, pero ocurre que una persona, conforme van pasando los años, naturalmente va envejeciendo, producto de ello se van creando algunos dispositivos de protección para aquellas personas que ya tienen la calidad de jóvenes mayores de 50, esto a propósito de la expedición de la Ley N° 30490, Ley de la Persona Adulta Mayor publicada en el Diario Oficial El Peruano el 21 de julio de 2016.

Muchos se preguntarán, ¿por qué es relevante dedicar unas líneas para aquellas personas adultas mayores, o veteranos laborales?, la respuesta es simple, y la respuesta la encontramos en el artículo 21° del Texto Único Ordenado del Decreto Legislativo N° 728 – Ley de Productividad y Competitividad Laboral, toda vez que el artículo 21° del dicho cuerpo normativo, ha establecido que la jubilación es obligatoria y automática en caso que el trabajador cumpla setenta (70) años de edad, salvo pacto en contrario, de otro lado el reglamento de la precitada ley establece que, operará dicha jubilación obligatoria y automática, si el trabajador tiene derecho a pensión de jubilación cualquiera sea su monto, con prescindencia del trámite administrativo que se estuviera siguiendo para el otorgamiento de dicha pensión.

En esta oportunidad nuestra recomendación es que un mes antes a que su trabajador cumpla los setenta años, se le curse una carta notarial, mediante la cual ponga en conocimiento a su trabajador la decisión de cesarlo por dicha causal y, adicionalmente, dicho trabajador pueda dar inicio al trámite correspondiente para conseguir el otorgamiento de su pensión, siendo así el cese se producirá en la fecha en que se reconozca el otorgamiento de la pensión.

Caso contrario, de acuerdo a senda jurisprudencia emitida por la Corte Suprema se tendrá que ha existido una prórroga tácita y deberá iniciarse un procedimiento de despido.

Por estos motivos, IL- ABOGADOS te informa que cuenta con las herramientas y un equipo de abogados especialistas altamente calificados, quienes podrán despejar tus dudas respecto a este tema u otros, para que en un futuro no se vea inmerso en problemas legales y sólo se preocupe de que su empresa se encargue de generar rentabilidad.

Daniela Reyna

Abogada Laboralista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *